logo
¿QUÉ ES UN BANCO MALO?

¿QUÉ ES UN BANCO MALO? ("20-10-2012")

¿QUÉ ES UN BANCO MALO?

Ninguna de las seis grandes entidades españolas ha completado el calendario previsto para desprenderse del excedente de activos inmobiliarios. La solución, un banco malo.

Para evitar que los bancos se sumerjan en pérdidas o tengan que pedir dinero para ampliar capital el Banco de España les permitirá que traspasen esas partidas tóxicas a una entidad que se creará para el caso. Esa entidad se llamará metafóricamente banco malo. El banco malo aceptará esos activos en pésimas condiciones de bancos, cajas y cooperativas de crédito, ahora convertidos en pisos invendidos, solares depreciados o promociones abandonadas o a medio terminar. ¿Qué se consigue? Que los bancos o cajas limpien su balance para que puedan volver a prestar dinero.

En concreto, el Estado compra aquellos créditos con alta probabilidad de resultar poco rentables para el banco, y lo hace a un precio que estaría entre el valor del mercado y el valor contable del activo, es decir, el Estado se haría cargo de una parte de la minusvaloración del crédito. Finalmente, estos activos al venderse causarían pérdidas, una cifra que dependería de la gestión de este tipo de bancos.


¿QUÉ MODELOS EXISTEN DE BANCOS MALOS? ¿HAY PRECEDENTES?

Los bancos malos pueden ser empresas del Estado, mixtas o solo privadas. Su creación es habitual para resolver crisis financieras. Así se hizo en México, Corea, Suecia y, recientemente, en Alemania e Irlanda. En el caso germano los bancos traspasaron sus activos tóxicos (créditos, instrumentos financieros y participaciones no estratégicas) a sociedades instrumentales. A cambio, recibían deuda de dichas compañías y el desembolso de los intereses periódicos estaba garantizado por el Estado previo pago de una prima. Los bonos se podían presentar como colateral ante el Banco Central Europeo (BCE) por disponer del aval del Estado y aliviaban las exigencias de capital de los bancos al disminuir el volumen de los activos ponderados por riesgo. En Irlanda se creó una agencia estatal (Nama) que compró a la banca sus activos con fuertes descuentos. Esto generó un déficit de capital a las entidades, que fueron recapitalizadas con dinero público.


¿A QUIÉN BENEFICIA EL BANCO MALO? ¿QUIERE PARTICIPAR LA BANCA ESPAÑOLA?

Los bancos malos benefician a las entidades que han cometido mayores excesos. Santander, BBVA, Popular y Sabadell se sienten con fuerza para desprenderse de sus adjudicados por sus propios medios. Emilio Botín, presidente de Santander, está en contra de su creación. "El sistema financiero español no necesita un banco malo", asegura. Otros directivos creen que cualquier instrumento debe ser de participación voluntaria y no una entidad en la que todo el sector participe obligado.


¿CÓMO SE PONDRÁ EN MARCHA?

La idea del Gobierno es crear sociedades de liquidación de activos para las entidades que lo deseen. Para lograr el visto bueno de Bruselas, la sociedad tendría una vida limitada. Debería disolverse pasado un número de años.

El diseño del banco malo es fundamental, pero cuidado con asumir las pérdidas de los bancos. Irlanda lo hizo y tuvo que pedir el rescate a Europa.




Fuente: Intereconomía