logo
DIEZ CLAVES PARA COMPRAR UNA CASA POR INTERNET

DIEZ CLAVES PARA COMPRAR UNA CASA POR INTERNET ("20-10-2012")

Cada vez más internet está desplazando a los tradicionales anuncios de clasificados en los periódicos, los carteles de se vende en las fachadas de los edificios o las visitas a las oficinas inmobiliarias. La red cobra protagonismo como herramienta de compraventa de viviendas. ¿Cómo tener éxito en diez pasos?


El proceso de búsqueda de una vivienda ya no es lo que era. La oferta de inmuebles en venta se ha multiplicado y es mucho más fácil gestionarla por internet, un medio que cobra cada vez más fuerza. Los analistas de Casaktua.com, el portal inmobiliario de segunda mano de Banesto, ofrece un decálogo de consejos para comprar una casa por la red. Las facilidades que aporta internet ahorran tiempo y también dinero en llamadas y desplazamientos.

1. Dónde queremos vivir. El mejor punto de partida pasa por decidir dónde se quiere adquirir el inmueble. Centrarse en una o dos zonas no tiene por qué significar reducir la búsqueda a una calle o una manzana, pero sí se debe delimitar un poco el área que más gusta. Bien por la cercanía al lugar de trabajo, bien por estar situada cerca de colegios o de importantes arterias comerciales.

2. De qué dinero disponemos. La siguiente decisión irrevocable pasa por fijar cuánto dinero se podemos gastar. Hay que ser realistas y ver de qué presupuesto se dispone para, a partir de ahí, detallar la oferta que podemos estudiar de manera realista.

3. Búsquedas concretas. Se debe dedicar especial atención a las acotaciones que se pueden realizar en los portales inmobiliarios. Además de la zona geográfica, también se puede centrar más la búsqueda según el precio de venta de la vivienda, la superficie total, el número de habitaciones disponibles, si dispone de ascensor o garaje y hasta si se trata de un bajo, un ático o una vivienda unifamiliar.

4. Un coste real. ¿Cómo saber si el precio de la vivienda es razonable? El parámetro más fiable que se puede tomar de referencia sigue siendo bastante tradicional: el precio por metro cuadrado de los inmuebles de igual superficie que hay en esa zona. Así se conoce si el precio de las casas seleccionadas están en sintonía con el mercado. Salvo en el caso de que el que el precio del inmueble esté en el mínimo permitido, siempre es recomendable negociar el precio.

5. Calcular la hipoteca. Consultar calculadoras de hipotecas o un simulador dentro de la propia ficha de la vivienda, en el que en base a los ingresos se puede conocer también los años a pagar. Se trata de una herramienta muy útil para confirmar que la mensualidad no supere el 40% de los ingresos, como recomiendan la mayoría de los expertos.

6. Aprovechar los recursos visuales de la red. Visitar todos los inmuebles que en un primer momento parecen interesantes como método de búsqueda acaba cansando a cualquiera, tanto a nivel físico como psicológico. Internet ofrece herramientas como vídeos o imágenes de alta calidad con las que se puede hacer una idea bastante aproximada de la realidad.

7. Usar las alertas disponibles en los portales inmobiliarios. La mejor forma de estar al tanto de las nuevas ofertas y los inmuebles que han bajado de precio es dándose de alta en el servicio de alertas disponibles en algunos portales. Herramientas que permiten que el potencial comprador conozca a través de su correo electrónico las nuevas incorporaciones que se produzcan en la base de datos de los portales, según las preferencias que haya especificado en sus búsquedas.

8. Trabajar con el correo electrónico. Nadie duda de que tanto la telefonía móvil como Internet han facilitado las comunicaciones. El correo electrónico permite solicitar información de una manera sencilla y ágil.

9. Manejar las redes sociales. Desde buscar las últimas promociones disponibles a permanecer alerta ante los cambios en los tipos de interés de las hipotecas. Las redes sociales son fuente de información inmobiliaria para todos los internautas.

10. Tómate tu tiempo. Durante el proceso de búsqueda del inmueble las preferencias pueden ir variando. De vez en cuando conviene echar la vista atrás y pensar cuáles son las predilecciones antes de empezar a buscar. Encontrar la vivienda perfecta lleva su tiempo y antes de llevar a cabo la que probablemente sea la inversión más importante de la vida, no está de más reflexionar.





Fuente:cincodias